Mi mente es mi mejor amigo
Click Here
"Debes viajar solo"
Walt Whitman
Poeta

Donde no hay arraigo, no puede haber afecto

Solo aquello que se imposibilita, es aquello que, como corresponde, se va a pensar desde todas sus facetas. Y es de un pensamiento a ultranza de donde emerge esa eterna obsesión a la que a veces, erróneamente, llamamos amor. Por consiguiente, a lo que no se le ha dado tiempo, pensamiento, esfuerzo o capital, nunca termina siendo realmente importante para nosotros. Es por ello que, resulta menester el que nos adentremos en las profundidades del mágico mundo de otros para que, de esta manera, logremos consagrarnos con su verdad. De la misma, entonces, solo así, puede brotar uno de esos deseos.

Un cuento que no desarrolla una historia, no gusta. Y si “gustase”, hipotéticamente hablando, porque se ven los absurdos casos que van apegados a traumas, no es amor. No puede ni debe serlo, en el buen uso de las filosofía, teología, biología y/o la lingüística. Sí es, una obsesión; una especie de remienda que hilamos con el fin de colocar todos los puntos sobre una “i” inventada. Comprobarlo nos encaminaría en dilucidar la admiración que albergamos por esa persona. Si ésta no existe, amor tampoco.

Cuando leemos un libro, cuando miramos una película, o cuando nos relacionamos con alguien; nada nos afecta a menos que hayamos puesto atención. Cuando estamos atento, nuestra mente busca encadenarse de modo intuitivo. Nunca va a doler el asesinato de un protagonista si nunca conocimos sobre sí. Mas bien, aburre la soledad.

Calendario de Momentos
Libros
Immanuel & Bram
Bio
En la pasión que ahora me apasiono…